Una impresionante animación en la que, fuera de su gran banda sonora, abunda el simbolismo político y religioso (por Heliofant)