Y sí: todo comienza con un buen maestro (por Lararforbundet)